Notas de la semana

El coloquio

Luis Porter




Es curioso lo que provoca en las universidades el hecho real de que en nuestra cultura académica la gente no lea
busque vd. en su mente cualquier ejemplo de colegas con los que comparte docencia, o rutinas institucionales académicas de cualquier tipo, en especial observe a sus superiores, su jefe inmediato, o ese director más lejano
ahora trate de explicarse cómo llegaron a ser lo que son
enseguida se verá reconstruyendo en su mente la juventud de un individuo que logró atravesar la escalera escolar sin que nadie lo convenciera acerca del sano hábito de la lectura 
sentarse en el sillón con un libro entre las manos dispuesto a dejar que pasen dos o tres horas sin darse cuenta, jamás estuvo entre sus placeres
como sea que fuere o haya sido, resulta que hoy aquel estudiante que no estudiaba, aquel profesional que no leía, llegó a obtener una plaza bien amarrada 
hoy es un universitario que tiene claro que para llegar a serlo no fue necesario recorrer libros con su mirada
allí está y ya dentro del panal universitario, con su vocación de zángano, urde el itinerario más certero para comenzar a escalar sin leer otra cosa que no sean las convocatorias
se da cuenta, sin entender por qué otros no, que para hacer carrera hay que ubicarse en una posición de mando, cualesquiera que esta sea, no importa su tamaño, carácter, índole, sentido o apariencia, todas son buenas, cualquiera sirve, por más pequeño que sea su poder 
-no hay enemigo pequeño- se dice a sí mismo, mientras hojea las convocatorias en la gaceta semanal
puede ser un comité marginal, una junta, un jurado, una membresía de entre las muchas que se ofrecen, una comisión dictaminadora, un escaño que implique un asiento y un escritorio
lo que le interesa es situarse en el lugar donde los otros, sus colegas, (y en especial aquellos que presumen leer) se vean afectados por lo que allí se decida, dependan de él.

¿Problema o solución?

Manuel Gil Antón



“La reforma (educativa) no es el problema, es la solución”. Un conjunto de organizaciones empresariales y de la sociedad civil lo afirman frente a la coyuntura de tensión y conflictos sociales que enfrentamos. El manifiesto, de acuerdo con sus redactores, se basaba en la defensa de la educación de los niños y la evaluación al magisterio con base en el cumplimiento de la ley. Se pueden usar los mismos términos en sentido contrario: “la reforma es el problema, no la solución”. A mi juicio, en el fondo, así es. ¿Por qué? Varias razones dan sustento a la ubicación de la reforma (ya claramente no educativa, sino de la administración gerencial y centralizada del sistema escolar) como raíz de las dificultades severas que suceden hoy. 1. Las enmiendas a la Constitución, y los mecanismos legales que se derivaron, tienen un vicio de origen: conciben al magisterio como obstáculo, estorbo y causa exclusiva de las fallas educativas. Por tanto, es un insumo a manejar para que llegue la calidad. Cosas, objetos —acusados todos de ignorantes, pendencieros e impresentables—, era preciso, desde arriba profesionalizarlos. 2. Entonces se cometió otro error de gran calado: si hay algo que destroza la posibilidad de la existencia de una profesión, es que no se organice por parte de los que tienen un saber especializado y realizan una labor de relevancia social. Cuando alguien es profesionalizado (sic) por otro, ocurre todo lo contrario: se impide la emergencia de un sector profesional que se haga cargo de regular la calidad de su trabajo. Se consigue la sumisión a reglas ajenas y externas. 

Conocimiento, Ideas e Instituciones. Para entender y transformar nuestra realidad

Ide@s CONCYTEG

En el tercer aniversario luctuoso de nuestro fundador, colega, y amigo, el Dr. Eduardo Ibarra Colado,  reproducimos la entrevista realizada por Ide@s Cocyteg en el año 2010. El diálogo nos recuerda que su legado perdurará para siempre entre quienes asumimos que es posible construir una mejor realidad para nuestras universidad

Ide@s Concyteg: Buenas tardes, Eduardo. Primeramente quiero agradecerte esta oportunidad que nos das para conversar contigo, ya que es siempre una posibilidad para abrir, a partir de tus conocimientos y aportes, importantes líneas de reflexión para comprender la realidad de nuestro país. En muchos de tus trabajos criticas y te distancias de conceptos como globalización, modernidad y postmodernidad. ¿Podrías explicarnos qué entiendes por “modernidad”, qué es la “postmodernidad” y cómo estos dos conceptos se ven plasmados en México? Eduardo Ibarra: Bueno, yo creo que es una definición conceptual importante, al menos desde mi punto de vista, la modernidad se presenta como una época en la historia de la humanidad que está muy relacionada con el cultivo de la razón, como la forma para entender y explicar el mundo, estamos hablando de la modernidad desde hace 500 años, aproximadamente, y es una época en la que todavía estamos insertos. Algunos autores hablan de la postmodernidad: a mí ese concepto me parece un exceso. Yo creo que no hemos llegado todavía a una etapa del desarrollo de la humanidad que deje atrás la relación que hemos mantenido con la razón para explicar el mundo; estamos todavía muy lejos de cerrar la etapa de la modernidad, inclusive creo que, más que la “postmodernidad” entendida como esa etapa que surge después de la modernidad, lo que vivimos es la “hipermodernidad”, es decir, un momento histórico caracterizado por la exacerbación de la aplicación de la racionalidad instrumental para manejar el mundo. Un buen punto de referencia para explicar este momento sería Max Weber, cuando habla de la “jaula de hierro” y trata de explicar los peligros que apreciaba por el progreso de la burocratización y la racionalidad instrumental. Sin embargo, Weber apreció el fenómeno hacia principios del siglo XX. Han pasado ya cien años que muestran que la burocratización del mundo a través de la generalización de la racionalidad instrumental es mucho más radical y grave que lo que el propio Weber pudo imaginar. Vivimos en una época en la que todo es manejado mediante datos, por la racionalidad del cálculo y la medición; esto tiene graves consecuencias porque ha desplazado la importancia de los valores, de la razón sustantiva que nos permitió en el pasado imaginar un proyecto de futuro como sociedad. Hoy todo lo queremos reducir al cumplimiento de indicadores que hablan por nosotros sin dejar lugar a las razones y los argumentos de fondo, a los juicios que no se circunscriben al dato como si éste tuviera la capacidad por sí mismo de indicar las cualidades sustantivas de cosas, personas, grupos, comunidades y sociedades en su conjunto.


El expediente SNI como parte de una necesaria cultura archivística

Luis Porter

Fuente: fotografías de Luis Porter

La vida académica contemporánea, se ha visto estremecida por lo que po-dríamos llamar la “cultura de la evaluación”. Se han multiplicado las instan-cias que ejercen su particular presión para que convirtamos nuestro trabajo académico, en formas posibles de ser evaluadas. Lo que en este artículo abordaremos surge de este necesario o inevitable sometimiento al que estamos obligados para poder avanzar en nuestras carreras. La reciente elaboración de mi propio expediente a ser considerado este año por el SNI, me dejó una experiencia junto a una serie de reflexiones, alguna de las cuales quiero compartir con los lectores de Laisum, muchos de los cuales no estarán exentos de pasar por situaciones semejantes. El mundo es complejo, los campos del conocimiento también lo son, pero a la postre, los que se presentan como académicos investigadores, intelectuales o científicos, habrán sido ubicados en uno de los tres niveles al que el SNI termina destinándonos. Es cierto, no es la única instancia evaluadora, los artistas, por dar un ejemplo  tendrán que hacer lo mismo en su respectivo sistema. Pero los artistas son unos bohemios, y nosotros, los profesores, en cambio, somos seres racionales, aunque algunos nos ubiquemos en las ciencias blandas o lindemos con la poesía.  En definitiva, la resolución que haga el SNI de la valoración del trabajo que presentemos, definirá el estatus de cada aspirante: su ingreso, permanencia, escalada, mismo que tendrá un efecto definitivo sobre la forma en que este académico o académica es visto por sus colegas, por sus coetáneos, por sus alumnos, su círculo social, lectores, y lo que es peor, o mejor, por él o ella misma. 

Avances del conflicto en la UAM: diálogos por una casa abierta al tiempo

Angélica Buendía Espinosa
La instalación de la mesa de diálogo entre estudiantes y autoridades de la UAM sigue su curso. Ayer se firmaron acuerdos que vislumbran la pronta solución al conflicto que mantiene cerradas las Unidades Xochimilco y Azcapotzalco de la UAM y la rectoría de la Unidad Iztapalapa. Aquí los acuerdos:

A los alumnos organizados
A la comunidad universitaria
A los medios de comunicación
A la opinión pública

1. Como resultado de la sesión 401 urgente del Colegio Académico iniciada el jueves 21 de julio, se integró una comisión colegiada con el mandato de "buscar las condiciones para establecer la mesa de diálogo con los alumnos organizados que permitan la reanudación de las actividades en la universidad".

2. Dicha comisión se reunión con los alumnos organizados este sábado 23 de julio a las 12:00 horas en el estacionamiento de la extienda de la UAM.

3, Como resultado del diálogo establecido en las primeras horas, se logró definir una agenda de trabajo de manera bilateral, que permitirá continuar la mesa de diálogo con el Rector General y el Abogado General, con la finalidad de retomar las actividades normales de la Universidad.

Casa abierta al tiempo

Dirección de Comunicación Social

COMUNICADO UAM

Dr. Salvador Vega y León. Rector General de la UAM
Reproducimos el comunicado emitido el día de ayer por el Rector General de la Universidad Autónoma Metropolitana, Dr. Salvador Vega y León en relación a la atención a los ocho puntos del pliego petitorio y a las Unidades que aún continúan tomadas. 

COMUNICADO UAM

A la comunidad universitaria
A los medios de comunicación
A la opinión pública
 

Respecto de la propuesta que se me ha formulado, solicitando mi presencia el sábado 16 de julio a las 10:00 horas, en las instalaciones de la Rectoría General, a la Mesa de Diálogo con los alumnos organizados de las unidades universitarias, manifiesto lo siguiente: Como ha sido expresado y difundido por la Institución, los ocho puntos del pliego petitorio recibido el pasado 9 de julio han sido atendidos en el marco que permite nuestra Legislación Universitaria y, asimismo, la respuesta correspondiente a cada uno de ellos ha sido debidamente explicada. De entre esos puntos, se destaca la solución al tema que dio origen a esta problemática, con el otorgamiento del 100% de las becas de movilidad, a todos los alumnos que cumplieron con los requisitos establecidos en cada convocatoria. No obstante lo anterior, refrendo mi compromiso de continuar, en el marco de nuestra Legislación, con el diálogo cuando existan las condiciones propicias para ello, es decir, con las cinco unidades universitarias y la Rectoría General operando de manera normal, pues es en los espacios colegiados de cada Unidad, donde se podrán atender los temas de la vida institucional, por lo cual insistimos en la necesidad de liberar de inmediato las instalaciones que continúan tomadas. En una Junta de Rectores y Secretarios (JURESE) llevada a cabo el día de ayer, he sido enterado de que el tema fue abordado por el Consejo Académico de la Unidad Lerma el jueves 14 de julio; el mismo día, el Consejo Académico de la Unidad Iztapalapa inició una sesión de trabajo, que continuará el próximo miércoles 20. Las unidades Azcapotzalco y Xochimilco convocarán a sus respectivos consejos académicos a sesionar el próximo martes 19 de julio.


Novedades Editoriales

Ayotzinapa. Conciencia de nuestros maestros